Los Textos

Odio, cólera e indignación --- 7 junio 2019

ELOGIO A LA CÓLERA
Por: Carlos Marquez



Si el odio pasa por incrustar en el otro semejante lo que, parafraseando a Parménides, de mi verdad constituye la inconmovible entraña, propiciando esa paranoia invertida en la cual me convierto en su persecutor. Si la indignación es metonimia del objeto en su pérdida, desencadenando la dinámica de su recuperación. La cólera con su brutal honestidad mueve el cuerpo a descargar un exceso que se suscita en un aquí y ahora de la existencia. Plana, franca, encontrará en el odio una orientación o en la indignación una historia.
Esto en parte explica que la cólera muchas veces encuentre su razón en una elaboración secundaria, pues es resistente a la verdad, y que se tenga por loco al que por nada se encoleriza, aunque quien se encoleriza por algo miente. Pues no es que me hayan quitado, ni que estorbe el otro con su molesta existencia. Es que nada cuadra y todo pierde su para qué.



Odio, cólera e indignación --- 7 junio 2019

CÓLERA, ULTRAJE Y VENGANZA VISTOS DESDE LA POSICIÓN FEMENINA

Por: Beatriz García




Romina y Ariel acaban de llegar a su fiesta de casamiento, ella con su vestido blanco y su ramo, el con su frac. Todo sucede como lo habían planificado, asisten las familias, los amigos de la novia y los del novio. Todo parece ser alegría hasta el momento cuando Ariel saluda con cierta complicidad a una compañera de trabajo. Ese gesto es captado por la novia que de inmediato desconfía de la situación, hace alguna llamada por celular y sospecha la infidelidad del recién casado, la cual corrobora cuando al comenzar a bailar, ella lo interpela y él se lo confiesa. Romina entra en cólera, sale sin rumbo del salón y se encuentra con el vacío de la terraza del cual es rescatada con amabilidad por un cocinero. Ante este gesto Romina lo besa y tiene sexo con él. El marido los descubre y entra en shock. Ella le grita que no descansará hasta quitarle todo lo que posee, que lo dejará sin nada. Regresan al salón, ella en una euforia desbordada en la que agrede a la chica de la infidelidad, y él sumido en la desorientación y a merced de las acciones de Romina.






Odio, cólera e indignación --- 7 junio 2019


¿APLACAR, CONTENER, CANALIZAR LA PASION DE LA COLERA?

Por: Alejandrina Rojas



Me acerco al tema de las pasiones con motivo de la IX de ENAPOL, odio, cólera, indignación, ocupándome particularmente de la cólera. El tema ha suscitado en mí interrogantes y búsquedas, dado que la cólera hace presencia tanto en el ámbito individual como social. Irrumpe en el ser humano sin anunciarse, generando consecuencias de todo tipo que se concretan en múltiples pasajes al acto.
Según Héctor Gallo, “para el psicoanálisis,  la cólera es una pasión del sujeto, quien es el único responsable de sus consecuencias; pero ciertamente puede ser precipitada por una contingencia. La cólera es “una salida de quicio” que se manifiesta cuando un  sujeto espera encontrar una cierta coincidencia entre “un orden simbólico y la respuesta de lo real”, y tal coincidencia no se da.  La cólera es la respuesta afectiva precipitada, porque las cosas no se acomodan en el lugar que les corresponde; es la consecuencia de un desacomodo inesperado” (1). Miller  dice  que Lacan nos recuerda  que la cólera surge “cuando las clavijitas no encajan en los agujeritos” (2)





Odio, cólera e indignación --- 7 junio 2019

LA COLERA, ESE FUEGO QUE ARDE ATIZADO POR LA MIRADA REFLEXIÓN ENTORNO A LA HISTORIA “EL MÁS FUERTE”, DE RELATOS SALVAJES.

Por: María del Pilar Cuellar

La película Relatos salvajes, (Damián Szifron 2014) es  una antología  organizada en seis historias que narran circunstancias  reconocibles y cotidianas, en  diferentes escenas  presentan quiebres de normas y leyes que regulan la sociedad,  relatos de situaciones que  dan paso al desborde de pasiones como el  odio, la indignación,  la cólera y la posterior venganza; un desborde que implica la aparición de algo imprevisto que da cuenta del exceso. Los hilos  que se rompen en estas historias culminan con diferentes formas de violencia. Escenas que tienen el carácter del pasaje al acto, donde se resalta el momento en el cual los personajes se embarcan en algo insospechado e insoportable. En el seminario 6 Lacan hace una referencia a la cólera diciendo”  un afecto fundamental como la cólera no es otra cosa que esto: lo real llega en el momento en que hemos hecho una muy bella trama simbólica, en que todo va bien , el orden la ley..(..) De repente nos damos cuenta que las clavijas no entran en los agujeritos.
De que clavijas se trata?

Odio, cólera e indignación --- 7 junio 2019

LOS ODIADORES: EL ARREBATO DE GOCE

Por: Marian Brando

Nada concentra más odio que ese decir
donde se sitúa la ex – sistencia.
Lacan, 1973. S. XX. p. 147.

Ya hace un tiempo en mi país, nos volvimos odiadores del otro. Venezuela ha sido distintas cosas para unos y otros en distintos momentos: para unos fue escenario de pobreza y miseria, mientras otros la vivieron próspera y bonita; luego para esos unos parece que fue algo mejor y los otros comenzaron a experimentar la merma de sus condiciones de vida. Pareciera que ahora finalmente, empezamos a estar de acuerdo… hoy – lamentablemente y desde hace relativamente poco – todos vivimos el mismo país en crisis.
La crisis que todos compartimos tiene que ver con un país con la ley dislocada, definido por un estado descompuesto con todo lo que esto implica, y cuando digo descompuesto, no me refiero solo a lo averiado, lo defectuoso, hablo de eso dañado y vivo, de lo podrido que redobla así sus efectos. Un estado que dejó de ser capaz no solo de regular, de organizar la vida de sus ciudadanos, si no que se muestra incapaz e indolente frente a la problemática que los aqueja, no puede garantizar el agua, la luz, la comida, las medicinas, la seguridad o el transporte y frente a esta desregulación, frente a la presencia descarada, incluso premeditada, estridente, de Otro completo, aplastante cada uno hace como puede. En esa solución desarreglada los síntomas se hacen escandalosos, su sustancia se reduplica, cada uno a su suerte cada minuto del día, en medio de las ruinas de un acuerdo social hecho trizas.




Odio, cólera e indignación --- 7 junio 2019




INDIGNACIÓN, ODIO Y VIOLENCIA
En la película “Mariposas negras”

   Por: Stella Cortés                     

“El señor sacudió su puño, y los dados cayeron implacables en contra nuestra Apartheid1
En respuesta a la invitación del trabajo preparatorio al  IX ENAPOL, titulado Odio Cólera e Indignación, como  significantes que nombran los síntomas de la época, recurro a la película “Mariposas negras”, como expresión del síntoma  social vivido en la Ciudad del Cabo, Sudáfrica, en el año de 1960, que protagoniza Ingrid Jonker, poeta blanca,  sudafricana, que responde con su vida a los desafíos que le impone el régimen del apartheid en su país.
Apartheid, significa separación en afrikáans: lengua germánica derivada del neerlandés, sistema de segregación racial en Sudáfrica y Namibia, hasta las primeras elecciones realizadas en 1994. Separación, división racial entre minoría blanca gobernante, 21% de los habitantes de Sudáfrica, sobre 68% de raza negra y 11% mestiza e indostana. 
La película muestra la expulsión sistemática de los africanos negros de los espacios ocupados por los africanos blancos, que incluían autobuses, hospitales, playas y sillas en los parques, para lo cual requieren un permiso especial que les autoriza a estar en uno u otro lugar. Se les menosprecia, se les trata como escoria, se les considera  intelectualmente inferiores.





Odio, cólera e indignación --- 7 junio 2019




INDIGNACIÓN, OBJECIÓN DE CONCIENCIA Y SINGULARIDAD

              Por: Carla Bravo-Reimpell




Me propongo explorar la posible relación entre la indignación, entendida como la respuesta en lo subjetivo -y por qué no, en el cuerpo- que acontece cuando “…nuestra singularidad es cuestionada, desconocida, rechazada o arrasada…” (1), con el concepto de objeción de conciencia, que remite al derecho a resistir los mandatos de la autoridad cuando contradicen los principios éticos de un individuo. 

Comenzaremos por la mención que hace Lacan de la objeción de conciencia en su escrito “La psiquiatría inglesa y la guerra”, en el que hace un reconocimiento a la labor de la psiquiatría, en especial al trabajo de Rickman y Bion, en la moral y consiguiente victoria del ejército inglés durante la II Guerra Mundial. Como muestra del “respeto debido a todos los hombres” (2), Lacan expresa:

“Baste con recordar que, a través de las más estrictas exigencias de una guerra vital para la colectividad, y el desarrollo mismo de un aparato de intervención psicológica que ahora ya es una tentación de poder, en Gran Bretaña se mantuvo el principio del respeto por la objeción de conciencia” (3).

Al afirmar que “…no es de una indocilidad demasiado grande de los individuos de donde vendrán los peligros del porvenir humano” (4), Lacan ratifica que el problema está precisamente en la posición contraria, cuando “…los oscuros poderes del superyó se coaligan con los más cobardes abandonos de la conciencia…” (5), resaltando así el lugar que confiere a lo singular, aun en las peores circunstancias sociales y políticas.





Odio, cólera e indignación --- 7 junio 2019


¿QUE CONSECUENCIAS CLINICAS Y POLÍTICAS PODEMOS EXTRAER PARA LA FORMACION DEL ANALISTA EN LA ESCUELA DEL PASE, DEL ACTUAR DE LAS PASIONES Y PARTICULARMENTE SOBRE EL ODIO?

Por: Laura Arciniegas S.



Acercarse a lo que hay de más real en las pasiones, y particularmente a la pasión del odio, es la orientación de Lacan al resaltar cada vez más su conexión con el goce. El odio, que va más allá de la agresividad constituyente del ser humano tiene una cara más real que Lacan sitúa en su Seminario XX, al plantear que este es justo “lo que más se acerca al ser, que llamo el ex –sistir. Nada concentra más odio que ese decir donde se sitúa la existencia” [i] En esta perspectiva, el odio está en la base de todo ser hablante.
En su seminario del Ser y el Uno, Miller ubica como Lacan renuncia a su ontología, para privilegiar el registro de lo real diferenciando el registro del ser del registro de la existencia.  Si en el primero ubica el orden del Otro, del dicho, del discurso y del semblante, del lado de la existencia privilegia lo real, la lógica, y el Uno. Hay de lo Uno, un uno anterior al ser, original, un uno solo, que no remite a un dos, anudado al goce opaco al sentido. La ex –sistencia se desprende de una operación significante,  a partir de la cual los seres emergen en lo real. Esa  ex, da cuenta de lo que quedó fuera pero en relación con, es decir la extimidad.  Se trata del traumatismo que nos constituye en el encuentro de las palabras con el cuerpo,  y de la manera como el lenguaje marca al ser hablante. Esa intrusión del lenguaje en el organismo viviente conlleva una violencia original.
E. Laurent resalta que en su última enseñanza Lacan reformula los afectos freudianos a partir del goce, trayendo como consecuencia que el odio tiene prioridad sobre el amor, para acercarse al Otro. “El amor se amarra a los semblantes, mientras que la pasión del odio apunta a lo real” [ii]. Así, prescindiendo de la ficción del NP  funda el afecto fundamental de la relación al Otro  “directamente en la relación al goce como punto de rechazo, de expulsión del Otro que remonta a la Ausstossung, a la expulsión primordial que sitúa al sujeto frente al Otro”.[iii]



-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Soirée de carteles –ECF- 17 octubre 2017

Por: Esthela Solano-Suarez

Genealogía del cartel

Lacan funda su Escuela el 21 de junio de 1964. Con este acto respondía a su exclusión de la Asociación Psicoanalítica Internacional, pronunciada el año anterior.

La orientación de su enseñanza, centrada en un retorno a Freud, se había inscrito en sentido contrario al espíritu de la institución psicoanalítica Internacional, lugar donde con el tiempo, los conceptos elaborados por Freud se vieron reemplazados por normas y preceptos vacíos, yendo en contra del espíritu freudiano. La excomunión[1], nombre que Lacan dio a su exclusión, apuntaba tanto a su enseñanza como a su práctica de sesiones regidas por la escansión que ponía patas arriba los estándares consagrados, haciendo valer una lógica temporal en acuerdo con la función del significante.






Acerca de la clínica de la urgencia



Gloria María González



En el marco de trabajo sobre  Víctima  y trauma, me propongo delimitar algunos aspectos respecto a la intervención en los casos en que se rompe el equilibrio con el que un sujeto ha logrado transitar por la vida.



En este momento, en el que muchos colombianos intentarán rearmar sus vidas, insertarse de nuevo en el ámbito social, volver a sus tierras, enterrar a sus muertos, perdonar, elaborar las experiencias por las que han pasado, ¿cómo responder a lo que estas situaciones hacen emerger?



Si bien para el psicoanálisis de orientación lacaniana, el apremio  de la urgencia tiene una cercanía con la pulsión que empuja permanentemente en búsqueda de satisfacción,  hay contingencias, que escapan “a toda programación”[1]y que precipitan o despiertan “urgencias subjetivas”. Despiertan, porque remiten a un tiempo lógicamente anterior, en el que las palabras tocaron el cuerpo dejando las huellas de una satisfacción que aspira a ser recuperada. Esta premisa obliga a distinguir la dimensión estructural del traumatismo, y el trauma contingente enlazado a la urgencia.




[1] Laurent, E.  El revés del trauma. Virtualia N°6













El desplazamiento forzado en la topología del nudo borromeo


Beatriz García Moreno

El desplazamiento forzado, efecto de un acto violento de guerra, despoja a los habitantes de sus coordenadas espacio-temporales, de sus bienes y seres queridos. Lo que se sostenía en un ideal o en la rutina, se deslocaliza y precipita a cada sujeto en un desierto sin referencias y en una errancia sin horizonte, terreno fértil para el retorno de traumas singulares en busca de soluciones.

M. H. Brousse[1] propone tratar los traumas de guerra a partir de las dimensiones del nudo borromeo, y de modo particular, de la elaboración de Lacan en el Seminario 21, “Los no incautos yerran”, que plantea “la función de medio” que cada dimensión cumple en el anudamiento de toda actividad humana: el imaginario medio de lo real y de lo simbólico, el simbólico medio de lo real y de lo imaginario y el real medio de lo simbólico y de lo imaginario.



[1] Brousse, M.H, 2015, El Psicoanálisis a la hora de la guerra, Buenos Aires: Tres Haches, pp. 199-226.







LA PROSTITUCION DESDE OTROS DISCURSOS




Por: Alejandrina Rojas

Asociada NEL Bogotá





Como integrante del Cartel Víctima y Trauma, me he interesado por indagar acerca del fenómeno de la prostitución, a partir de la aproximación a un proyecto denominado “Iniciativa: De la Prostitución a la Equidad de Género”. 



Diversas organizaciones nacionales e internacionales integran dicha iniciativa: gubernamentales, civiles y religiosas. 



El proyecto se concibe   como una alianza de activistas, sobrevivientes y víctimas de explotación sexual en la prostitución,  integrada a organizaciones con sede  en Colombia y  otras naciones de Suramérica, que pretende lograr cambios estructurales para las personas en situación de prostitución en un marco de derechos humanos y que apunta a la equidad de género. 














PARENTESCO INCONSCIENTE



Por: Marian Brando
Asociada NEL-Bogotá